El porqué de las “cripto-cosas” cuánticas

Criptografía. Es un tema que me llama la atención. Y más aún la criptografía cuántica. Pero, ¿qué son las “cripto-cosas”? En general, lo “cripto” está relacionado con el cifrado de datos, con la codificación de mensajes: el objetivo es transmitir una información de manera que no pueda ser comprendida por nadie más que por el receptor a quién va dirigida.

Lock and glass globe

Existen muchas técnicas de codificación: desde el desorden de las sílabas de las palabras que hacen los niños para que los adultos no entiendan lo que hablan entre ellos hasta los protocolos informáticos de transmisión de códigos binarios. Todas ellas forman parte de la criptografía. La mayoría son muy interesantes, especialmente las relacionadas con la mecánica cuántica, que hacen uso de la propia naturaleza probabilística del mundo cuántico para crear claves que codifiquen los mensajes y que no puedan ser de ningún modo conocidas por un observador externo. De hecho, parece ser que el futuro de la criptografía se encuentra en la cuántica y la fotónica, ya que supondría un increíble avance en lo que a confidencialidad se refiere. Os dejo aquí un artículo que escribí como trabajo en la asignatura de Fotónica, en el cual entro más en detalles sobre este tema —está en inglés, aunque, para quien le cueste, diría que no utilizo expresiones demasiado complicadas; de todos modos, para cualquier consulta o incluso traducción del texto, estoy a toda vuestra disposición-. ¡Espero que os guste!

Pero hoy no quiero discutir nada técnico ni científico. Simplemente me he cuestionado por qué son necesarios todos estos artilugios de protección de las comunicaciones. Y la única conclusión a la que llego es la siguiente: la condición humana. La codicia. El egoísmo. El odio. Es normal que se intenten mejorar las comunicaciones en lo que a velocidad o eficiencia se refiere: queremos transmitir información más rápidamente y con mejor calidad. Sin embargo, no debería entrar dentro de nuestros planes el protegernos contra alguien que trate de robar la información. Porque nadie debería robar la información.

¿Habéis visto el vídeo de Anano? Ya es algo antiguo, pero os lo dejo a continuación por si no lo conocíais:

Es un buen experimento social y sirve como propaganda de concienciación y eso está muy bien, no lo niego. Sin embargo, he leído en muchos sitios críticas contra la sociedad que no se preocupa por la niña cuando va sucia y en chandal —sobre todo contra la señora que agarra su bolso cuando la niña pasa por detrás de ella en el restaurante-. ¿Acaso tiene culpa esta gente de no preocuparse por la niña en una sociedad donde los timos, atracos, hurtos y robos son cada vez más rebuscados e ingeniosos? ¿Acaso no existen verdaderos prestidigitadores capaces de dejarnos en ropa interior sin que nos demos cuenta? ¿Acaso no existen rufianes que lo harían sin remordimientos? ¿Acaso no vemos continuamente en televisión que este tipo de robo evoluciona —o muta cual virus, como uno lo prefiera- continuamente hacia una sutileza cada vez más elaborada? Si no hubiera tantas personas moviéndose por codicia, la gente del vídeo no hubiera prejuzgado a Anano. Esas personas no tienen culpa de no fiarse de la niña. La culpa es de todos los ladrones, atracadores o estafadores que hacen que se implanten esas ideas de rechazo en la sociedad. Supongo que no tendríamos ningún problema en relacionarnos ni en ayudar a un desconocido como Anano si no temiéramos que algo malo pudiera sucedernos. ¿La solución al problema? Si la supiera, dad por seguro que la habría anunciado hace mucho… Pero sin duda una de las bases sería acabar con el egoísmo para que así fuera mucho más sencillo tumbar los prejuicios.

8ea965ba462624449113487118d229d8Cuesta encontrar gente realmente buena hoy en día. Hace unas semanas estaba yo en un restaurante de Alicante comiendo con una persona. En cierto momento, se fue al baño y yo aproveché para pedir la cuenta. Eran 40€, aproximadamente. Cuando volvió, trajo un par de billetes de 20€ que había encontrado en el suelo. “¿Qué vas a hacer?”, le pregunté. Llamó al camarero y le dio el dinero, diciéndole que alguien lo había perdido en el baño. No esperaba menos de ella =) Y después pagamos nuestra cuenta. Puede que sea un caso algo simple, pero he pensado en muchas de las personas que conozco y me parece que más de uno no sería capaz de devolverlo…

En fin, que creo haber comprobado que la única motivación de investigar en criptografía cuántica es evitar ser hackeados, incluso por los ordenadores cuánticos, que cada vez están más cerca y serán capaces de decodificar información encriptada de forma clásica mucho más rápidamente que con las máquinas actuales.

Por último, hablando de los prestidigitadores he recordado uno realmente increíble que disfruté hace un tiempo. Señoras y señores, con todos ustedes, ¡Smoothini! Enjoy! =)

Arte

¿Qué es el arte? No, no es morirte de frío. El arte es… ¿Pintura? ¿Escultura? ¿Arquitectura? Tal vez eso sea lo primero que se nos venga a la cabeza, pero nada más lejos de la realidad. Según la RAE: manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros. De modo que no solo es pintura, escultura y arquitectura. Es también, por ejemplo, según nos explicaron los chicos de Penique Productions hace un par de meses, el “redecorar” la arquitectura con una superficie plástica –vamos, inflar un globo enorme y meterse dentro-:

15_10_ Penique_productions_Palazzo_24_a 17_Penique_productions_el_Claustro_1

Sea más bonito o más desagradable, más enriquecedor o más absurdo, al menos me parece original –dentro de mi ignorancia-. Otro colectivo que también me ha sorprendido, no por su técnica sino por la manera en que la han sabido explotar es Lichtfaktor. Su arte consiste pintar con la luz –algo que muchos ya conocíamos– aunque de una forma realmente maravillosa.

img_1249

Ah, y no puedo dejar de mencionar a Jack Long, el fotógrafo que crea sensacionales esculturas absolutamente efímeras con líquidos suspendidos en el aire:

article-2148837-133E4D72000005DC-696_964x886 jack-long-liquid-photography-1

Y bueno, de una forma más amplia, podemos entender que el arte no es solo eso. El otro día volví a escuchar aquello de que lo importante es el interior y que la apariencia no importa. Mentira. Mentira como una catedral. Dejemos nuestra hipocresía de lado y admitamos que, en la mayor parte de los ámbitos de nuestra vida –o incluso en todos-, la estética es importante –o incluso fundamental-. La conversación de la que hablo surgió a raíz de un menú de bar escrito en una pizarra a la entrada. La pizarra estaba sucia. Había alguna falta de ortografía. El tamaño de las letras era variable y su disposición, caótica. ¿Realmente eso no importa?  He llegado a ver verdaderas obras de arte en esas pizarritas de restaurante. Que sí, que la comida que sirvan es lo más importante. Por supuesto. Pero también ayuda una buena presentación del plato, un camarero educado y eficiente,  una mesa limpia… Y una pizarrita bien preparada.

vvay3jt5c8puio-krpa-edl72ejkfbmt4t8yenimkbvvk0ktmf0xjctabnaljim9

Esto es como en la magia –que es junto a la pintura, la escultura y la arquitectura, otra genial manifestación artística-. Por un lado tenemos la ejecución del número, aquello que consigue crear un efecto increíble, lejos de la razón humana. Y por otra parte está la presentación, la puesta en escena, aquello que convierte ese prodigio en algo bello, emocionante, tierno, sobrecogedor o hasta cómico. Pues es necesario un equilibrio entre la ejecución y la presentación, la estética de la magia.

Y no nos desviemos del tema, el arte… No es solo “contemplar algo bonito”. Es también imaginar –la literatura-. Es también fascinar –la magia-. Es también hacer reír –la comedia-. Es también sorprender –la publicidad-. Es también poder explicar el mundo –la ciencia-. Es también hacer que todo cuadre –las matemáticas, como decían en Una mente maravillosa-. Es también emocionar:

Propongo a partir de ahora convertirnos en artistas para dar lo mejor de nosotros mismos a cada instante, en cada situación. Porque la historia no hace a los héroes. Los héroes hacen historia =)